Aproveche nuestro 15% de descuento sólo por febrero con este cupón: febrero15off

large_3798747786_LiderlogoEl origen de la palabra emprendedor proviene del francés “Entrepreneur” que traducido al español vendría siendo algo similar a “pionero” y si a esas vamos, el primer emprendedor (aunque suene sorprendente) es considerado Cristobal Colón, esto en el ámbito de pioneros, claro.

Más adelante, este término fue variando hasta convertirse en lo que es hoy: se considera emprendedor a un líder que atrae a otras personas con la finalidad de crear organizaciones productivas, que ofrezcan soluciones o bienes necesarios.

Llegado a este punto, resultaría útil hacer una lista con los tipos de emprendedores que existen, o al menos los más conocidos. Porque como quien dice, del dicho al hecho hay un gran trecho, y son muchas las personas que se denominan emprendedoras y a la hora de emprender, en realidad no hacen mucho.

Podríamos entonces dividir a los emprendedores en cuatro categorías: Los emprendedores “a futuro”, los emprendedores “de oficina”, los falsos emprendedores y los verdaderos emprendedores. Sigue leyendo y entérate de cuál tipo eres.

  • Emprendedores “a futuro”: Estos no son más que aquellos que tienen la idea de un emprendimiento pero que no quieren arriesgarse a dejar el trabajo en el que están actualmente y arriesgarse por algo no seguro. Estos postergan con frecuencia el lanzamiento de su empresa y no investigan a profundidad los detalles de lo que quieren hacer. Son los que frecuentemente no llevan a cabo la idea, ya que ésta se basa en “el próximo año me meto de lleno en eso”, “cuándo esté menos ocupado defino las cosas” etc. Y nunca llevan el proyecto a cabo. Es decir, quieren hacerlo pero por no ponerlo como prioridad, se queda estancado.
  • Emprendedor “de oficina”: Este, al contrario del anterior si se documenta. Está claro en qué quiere hacer, se ha leído mil y un libros de emprendimientos y tiene claro el modelo de negocio a seguir. Da consejos y ayuda a otras personas a abrir sus negocios pero a la hora de crear el de él… No lo hace.

    Su filosofía radica en estar preparado y tener todo listo para cuando sea el momento… La cuestión está en que el momento nunca es el apropiado, es decir, no se puede pretender hacer las cosas cuando todas las condiciones estén dadas para ello, es imposible. Se debe asumir una cuota de riesgo, como quién dice “sin riesgo no hay recompensa” y éste es el momento. Podríamos concluir entonces, que este tipo de emprendedor se queda únicamente en la teoría pero nunca se avoca a la práctica.

  • El falso emprendedor: Es el que en efecto decide tomar las riendas de su emprendimiento pero por las razones equivocadas… Es ese que se cansó de rendir cuentas o tener un jefe y optó por tener su propio negocio a manera de escape.

    Está comprobado que las decisiones tomadas para escapar para una situación nunca prosperan. Tienden a buscar los resultados inmediatos y a largo plazo ya deja de funcionar. Invertir en un negocio implica muchas cosas, entre ellas un importante capital económico para empezar, y es aquí donde la mayoría cae: Invierten todo su dinero en una idea que no los satisface y luego no reciben ni la realización personal ni la económica.

  • El verdadero emprendedor: Es aquel que inicia un negocio porque le gusta, le apasiona, ama lo que hace y lo que hará el resto de su vida. No hay mejor motivación que trabajar en lo que te gusta, porque eso se verá reflejado en los resultados que se obtengan al final de la jornada. Además de ello, el verdadero emprendedor está documentado, sabe de qué está hablando y  defiende sus puntos de vista. Sabe también que los resultados no se ven de un día para otro y que con esfuerzo y constancia se obtendrá lo deseado. No es lo mismo tener resultados “buenos” inmediatos y que luego desaparezcan a tener una constante de resultados e ir fidelizando clientes.

    Además de ello, el verdadero emprendedor está abierto a instruirse y a aprender mucho más, pues siempre habrá nuevas tendencias y tecnologías aplicables a su modelo de negocio.

¿Con ésto te has hecho una idea de qué tipo de emprendedor eres?

¿TIENES ALGUNA DUDA?

Cerrar

Consulta de manera GRATUITA con uno de
nuestros expertos:

ADJUNTAR

O PUEDES LLAMARNOS AL: